Imprimir este CápituloImprimir este Cápitulo

LOS ORÍGENES DE LA FILOSOFÍA

1. Parte 1

¿Qué es lo que llevó y lleva a los hombres a la filosofía?. ¿Qué es lo que mueve a los hombres a filosofar?. Contestar estas preguntas es buscar los orígenes de la filosofía. Por lo cual es importante distinguir entre origen y comienzo.Comienzo: momento histórico en que los empezaron a filosofar. Origen: la fuente que mana el impulso que mueve al hombre a filosofar.

La filosofía griega es el resultado de una evolución no lenta. Inicialmente, la filosofía estaba mezclada con la mitología y con la cosmogonía; esto ha llevado a preguntarse si la filosofía griega carece de antecedentes o no. Algunos autores indican que las condiciones históricas dentro de las cuales emergió la filosofía (fundación de las ciudades griegas en las costas de Asia Menor y Sur de Italia, expansión comercial, etc.) son peculiares de Grecia y, por consiguiente, la filosofía sólo podía surgir entre los griegos.

Otros señalaban que hay influencias “orientales”, por ejemplo egipcias. Otros finalmente, indican que en la China y especialmente en la India hubo especulaciones que merecen sin restricciones el nombre de filosóficas. Cualquiera que sea la posición que se adopte es forzoso reconocer que los sentidos que ha tenido el término “filosofía” alcanzaron su madurez en Grecia.

Los filósofos griegos mostraron con toda transparencia buen número de las condiciones a partir de las cuales se ha erigido luego todo el pensamiento filosófico. Por ejemplo, que la filosofía se mueve de continuo en una peculiar tensión interna, porque siendo una creencia que sustituye a otra creencia, quiere ser al mismo tiempo un conjunto de ideas claras que disuelven toda creencia como tal creencia. En Grecia se manifestó tal condición en el hecho de que la filosofía surgió para colmar un vacío que no podía llenar completamente con la mitología, pero a la vez sirvió para apoyar racionalmente una parte substancial de creencias míticas. Se ha hablado por ello de “el milagro griego”.

Ello no significa, como pretenden algunos autores, que toda la filosofía se reduzca a la filosofía griega o que todo progreso filosófico tenga que ser un regreso a las raíces del pensamiento griego. Aunque la filosofía no progresa en la forma que lo hace la ciencia, no puede decirse tampoco que ha sido dada enteramente desde sus orígenes.